Guia de viaje de

Baqueira Beret

Comida típica del Valle de Arán

La Val d´Aran posee valles colgados y cimas superiores a los 2.000 metros con nieves perpetuas que hacen las delicias de los apasionados del esquí.

Plato típico del Val d'Arán, la olla Aranesa

Estamos seguros, segurísimos, que ese es el principal aliciente para elegir la estación de Baqueira para una escapada a la nieve. Pero… ¿Una vez aquí? ¿Será verdad que el valle de Arán es solo esquí? Pues no, que va. Y uno de esos encantos, como os vamos a mostrar, es precisamente la gastronomía del Valle de Arán.

¿Cuáles son los platos típicos del Valle de Arán?

Vamos a intentar aprovechar nuestros días en las pistas de esquí para probar algunos de los productos más típicos del Valle de Arán, unos productos que, dejad que os digamos, dan unas recetas tan típicas que además de una auténtica experiencia gastronómica son tentaciones para todos los paladares. Hoy os hablamos precisamente de eso: los platos y las recetas más típicas del valle de Arán y en qué consisten.

  • La Olla Aranesa

Es, sin lugar a dudas, uno de los platos estrella de las propuestas gastronómicas. Suele prepararse en las frías jornadas de invierno, si bien es verdad que os lo encontraréis en cualquier época del año. Se trata de un cocido que incorpora carne de cerdo, verduras y otros productos como butifarra o tocino, con judías blancas. A la hora de servir esta olla, una sopa con fideos es la base de todos los demás ingredientes. Si buscáis el plato perfecto para recuperar fuerzas después de una jornada de nieve, la olla aranesa es sin duda uno de los platos que tenéis que probar si estáis en el Valle de Arán.

  • Caviar de altura

Hace 10 años dos emprendedores compraron 12.000 esturiones y los metieron a criar en una piscifactoría de Les. Ahora se puede degustar caviar en muchos locales de la Val d´Aran. Y en el mes de marzo se organiza lo que se conoce como el “Mes del Caviar”. Los restaurantes del Valle de Arán elaboran menús a base de este “oro negro” y preparan platos cocinados en todas sus formas y presentaciones incluso postres y dulces. ¿Caviar en el Valle de Arán? ¡Claro que sí!

Recorre la estación de una manera diferente

Raquetas de nieve en Baqueira
  • Postres típicos del Valle de Arán

Los postres en el Valle de Arán se elaboran con productos frescos de la tierra, como las frutas del bosque: arándanos, moras o frambuesas con las cuales se elaboran exquisitas tartas y mermeladas. También destacan las crepes, las milhas y las tortas de maíz. A nosotros ya nos suena delicioso…

Con las hierbas aromáticas que se recogen en la zona no solo condimentan alimentos, sino que con ellas, y mezclándolas a veces con frutas del bosque, en el Valle de Arán se hacen licores como el licor de grosella, el aguardiente de nueces, el licor de arándanos o las ciruelas al coñac.

Dos platos típicos que no podéis dejar de probar en el Valle de Arán son: una buena Raclette y una Pierrade.

  • Originalmente se dejaba el queso cerca de unas brasas para que fundiera
    Originalmente se dejaba el queso cerca de unas brasas para que fundiera
  • Vuelta y vuelta, al punto o hecho, tu decides
    Vuelta y vuelta, al punto o hecho, tu decides
1 de
< >
  • La Raclette

La Raclette es un plato de origen suizo ideal para consumir en días de invierno junto a la chimenea, y una excelente excusa para reunirse con amigos y disfrutar de un menú diferente.

Aquí la Raclette se prepara con uno de los quesos más consumidos en el Valle de Arán, el Raclette, un queso semi curado elaborado con leche cruda de vaca. Es un plato fuerte y contundente que idearon los pastores de una forma muy sencilla: fundían el queso y lo añadían a las patatas previamente asadas. Hoy en día, es consumido entre amigos alrededor de una parrilla eléctrica llamada también raclette o racletera. Y además del queso fundido y las patatas puede llevar embutidos, pepinillos y cebolla.

  • La Pierrade

El término “pierrade” remite a la primitiva cocción de los alimentos sobre piedras calientes, es la segunda forma más antigua de prepararlos, la primera fue el fuego directo.

En el Valle de Arán hoy en día la tradición continúa. Se coloca en el centro de la mesa una “llosa” calentada a 300 o 400 grados y una selección de carne fresca como pollo, cerdo o vaca, y son los mismos comensales los que van cociendo la carne sobre la “llosa” y consumiéndola en el punto de cocción deseado.

Otros platos muy populares del Valle de Arán, son el fricandó, el confit de pato, el pollo a la coquela, las hojas de col rellenas de carne, el civet de corzo o de jabalí, las patatas rellenas de carne o la famosa truhada aranesa, que consiste en una especie de puré de patatas. Triunfan sobremanera, en las cocinas del Valle de Arán, toda clase de guisos de legumbres caseras. En pescado, el plato por antonomasia es la trucha, que se condimenta con hierbas aromáticas, ahumadas, fritas o al horno. El Valle también tiene fama por sus patés caseros y embutidos elaborados con productos de máxima calidad.